youtube
dailymotion
facebook
viernes, 24 de diciembre de 2010



¡Felices Fiestas a todos! Gracias por acompañarnos otro año más.

jueves, 23 de diciembre de 2010
domingo, 19 de diciembre de 2010
viernes, 17 de diciembre de 2010

          

      

martes, 7 de diciembre de 2010
viernes, 3 de diciembre de 2010

Soledad Mallol acaba de dejar las televisivas "Escenas de matrimonio" y ahora anda en las tablas del Teatre Principal de Valencia recitando en verso a Jardiel Poncela. Cuando se pone la peluca, es el 50% de Las Virtudes. 

 El público la conoce por la televisión; no sabrá que comenzó usted haciendo teatro clásico. Comencé en el TEC, luego estuve en otras compañías y sí, a Elena -el otro 50% de Las Virtudes- la conocí en Mérida. 
Ahora Jardiel Poncela. Dice que este tipo de humor inspiraba al principio a Las Virtudes. Nos gustaba bastante gente, leíamos y buscábamos ideas. Anita Loos (Los caballeros las prefieren rubias), el genial Gila y Jardiel Poncela, con un humor moderno, que no se había hecho hasta entonces.
¿Tienen algo en común Marcela -su papel en "Angelina o el honor del brigadier" y Marina -su personaje televisivo de "Escenas de matrimonio"? Nada. 
Las dos son mujeres frustradas. Sí, eso sí, no son felices con las personas con las que están. Pero una sale como una loca y la otra se busca un amante, que es un referente de toda la eternidad. Y desencadena todo el drama.
Pero que hace reír. Nosotros ensayamos en serio, pero ríen.
No se quejará, el teatro no va mal.Hay que tocar madera. La gente, como la realidad no está bien, busca la ficción. Pero la crisis se nota. Los sueldos y las giras no son iguales, aunque esta productora le ha echado narices. Si hay menos dinero, tenemos que trabajar por menos dinero.
¿La carcajada es terapia anticrisis? Es terapéutica siempre. La gente busca en el teatro pensar, pero también reírse un rato, olvidar los problemas.
¿Podría decirse que la televisión les alimenta el cuerpo y el teatro el espíritu? Depende, yo no me quejo de nada de lo que hago. Una amiga mía dice que una cosa es comida y otra alimento, pero no voy a decir cuál es cuál. Yo me alegro de trabajar en casi todas las cosas, todas me aportan algo.
¿De virtudes cómo andamos? Hacemos 25 años el año que viene, en marzo. Hemos tenido idas y venidas, pero siempre bien avenidas. No quiero dejar de trabajar como actriz pero tampoco dejar Las Virtudes, que es una cosa muy nuestra. Luego cada una hace lo que quiere. No está mal de vez en cuando separarse de las virtudes y entregarse al vicio.
¿Lo suyo es humor femenino? Empezamos en televisión con Los Morancos y Cruz y Raya. Hacíamos el humor que nos gustaba, puede que diferente, nos metíamos con los hombres de cachondeo.
¿Para cuándo un papel dramático? Es que éste lo es, yo llorando como una magdalena y los demás riendo. En la comedia estoy como pez en el agua. Hay actores buenos, dramáticos, que no saben hacer comedia. Y los actores cómicos no son malos en el drama. Yo quería hacer los papeles de Shirley Mclaine, Irma la Dulce, pero ahora tendré que hacer de madre.

jueves, 2 de diciembre de 2010