youtube
dailymotion
facebook
viernes, 24 de diciembre de 2010



¡Felices Fiestas a todos! Gracias por acompañarnos otro año más.

jueves, 23 de diciembre de 2010
domingo, 19 de diciembre de 2010
viernes, 17 de diciembre de 2010

          

      

martes, 7 de diciembre de 2010
viernes, 3 de diciembre de 2010

Soledad Mallol acaba de dejar las televisivas "Escenas de matrimonio" y ahora anda en las tablas del Teatre Principal de Valencia recitando en verso a Jardiel Poncela. Cuando se pone la peluca, es el 50% de Las Virtudes. 

 El público la conoce por la televisión; no sabrá que comenzó usted haciendo teatro clásico. Comencé en el TEC, luego estuve en otras compañías y sí, a Elena -el otro 50% de Las Virtudes- la conocí en Mérida. 
Ahora Jardiel Poncela. Dice que este tipo de humor inspiraba al principio a Las Virtudes. Nos gustaba bastante gente, leíamos y buscábamos ideas. Anita Loos (Los caballeros las prefieren rubias), el genial Gila y Jardiel Poncela, con un humor moderno, que no se había hecho hasta entonces.
¿Tienen algo en común Marcela -su papel en "Angelina o el honor del brigadier" y Marina -su personaje televisivo de "Escenas de matrimonio"? Nada. 
Las dos son mujeres frustradas. Sí, eso sí, no son felices con las personas con las que están. Pero una sale como una loca y la otra se busca un amante, que es un referente de toda la eternidad. Y desencadena todo el drama.
Pero que hace reír. Nosotros ensayamos en serio, pero ríen.
No se quejará, el teatro no va mal.Hay que tocar madera. La gente, como la realidad no está bien, busca la ficción. Pero la crisis se nota. Los sueldos y las giras no son iguales, aunque esta productora le ha echado narices. Si hay menos dinero, tenemos que trabajar por menos dinero.
¿La carcajada es terapia anticrisis? Es terapéutica siempre. La gente busca en el teatro pensar, pero también reírse un rato, olvidar los problemas.
¿Podría decirse que la televisión les alimenta el cuerpo y el teatro el espíritu? Depende, yo no me quejo de nada de lo que hago. Una amiga mía dice que una cosa es comida y otra alimento, pero no voy a decir cuál es cuál. Yo me alegro de trabajar en casi todas las cosas, todas me aportan algo.
¿De virtudes cómo andamos? Hacemos 25 años el año que viene, en marzo. Hemos tenido idas y venidas, pero siempre bien avenidas. No quiero dejar de trabajar como actriz pero tampoco dejar Las Virtudes, que es una cosa muy nuestra. Luego cada una hace lo que quiere. No está mal de vez en cuando separarse de las virtudes y entregarse al vicio.
¿Lo suyo es humor femenino? Empezamos en televisión con Los Morancos y Cruz y Raya. Hacíamos el humor que nos gustaba, puede que diferente, nos metíamos con los hombres de cachondeo.
¿Para cuándo un papel dramático? Es que éste lo es, yo llorando como una magdalena y los demás riendo. En la comedia estoy como pez en el agua. Hay actores buenos, dramáticos, que no saben hacer comedia. Y los actores cómicos no son malos en el drama. Yo quería hacer los papeles de Shirley Mclaine, Irma la Dulce, pero ahora tendré que hacer de madre.

jueves, 2 de diciembre de 2010

                

                 

sábado, 27 de noviembre de 2010
jueves, 25 de noviembre de 2010
miércoles, 24 de noviembre de 2010
martes, 23 de noviembre de 2010



Tragicomedia de una infidelidad con la estética de finales del XIX

Una hija que se revela contra el padre y su prometido para escaparse con su amante. Un padre enfurecido que se entera de que el amante de su hija también lo es de su mujer. Un duelo, un galán y un honor mancillado. No es el nuevo argumento de la telenovela de sobremesa, es el texto menos conocido de Jardiel Poncela, Angelina o el honor de una brigadier.

Ambientada en la primavera de 1880, y lejos de ser un obra melodramática, Jardiel consigue arrancar la carcajada del público. Es uno de los textos del autor madrileño menos representado en España pero con él que conquistó Hollywood. Soledad Mallol, conocida por su papel en Las Virtudes o Escenas de Matrimonio, interpreta a Marcela, la esposa que se enamora de un hombre más joven que ella. “Jardiel se ríe de 1880, de los dramones”, resume Mallol. 

“Todos los protagonistas son unos desgraciados, todo es un desastre, pero las infidelidades han estado siempre en la historia de la humanidad, lo que pasa es que no han salido a la luz”, asegura Mallol. Lo que para los personajes es una verdadera tragedia, para el público se convierte en comedia y eso se consigue, asegura la actriz, “exagerando los momentos dramáticos”.

En Angelina se habla, sobre todo, de honor. “Marcela intenta arreglar las cosas con su marido después de que se entere de su infidelidad, pero no puede, lo lleva fatal”, analiza Mallol.

Asegura que su personaje es una mujer insatisfecha con su marido y, por eso, acaba enamorándose de un hombre que acaba siendo el amante de su hija. La actriz que encarna a Marcela señala que aunque este texto no ha tenido mucho éxito en España, el autor se adelantó a su tiempo, y hoy su humor sigue calando entre el público.


La escenografía

Cabe destacar, junto al texto y la gran cantidad de actores que se suben al escenario, el vestuario y la escenografía. La obra de teatro se aleja de las composiciones contemporáneas en las que los decorados quedan en un segundo plano frente a los personajes. Aquí los vestidos de cada uno han sido diseñados por Javier Artiaño, ganador de seis Goyas. “Es como el teatro de antes”, apunta la actriz.

Dice Soledad Mallol que Angelina le ha llegado en el mejor momento de su carrera. Tras más de dos años en televisión encarnando a Marina en Escenas de Matrimonio, necesitaba un respiro. “No soy ni Marina, ni Virtudes, soy Soledad Mallol, actriz y ahora Marcela. Esta obra me ha venido muy bien para salir de la televisión y tener el contacto directo con el público”— asegura— “He tenido mucha suerte y he sabido elegir bien o el director ha sabido elegirme a mí”

.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Imágenes del estreno de 'Los Miserables' en el Teatro Lope de Vega, Madrid. 18 de noviembre, 2010.








miércoles, 17 de noviembre de 2010
domingo, 7 de noviembre de 2010

'La Noria', 6 de Noviembre/10.
Aquí os dejamos la entrevista a Las Virtudes en 'La Noria de ayer, 6 de Noviembre.












sábado, 6 de noviembre de 2010

Esta noche Las Virtudes estarán presentes en el plató de 'La Noria' para recordar su trayectoria en 25 años que llevan sobre los escenarios.
Esta noche a las 22:00 en 'La Noria', Tele5.

domingo, 17 de octubre de 2010


«Me encanta hacer de maruja, es un término nada peyorativo»

«Triunfar en comedia es como contar un chiste; aunque dos te cuenten una misma historia, hay quien no te hace gracia»


SOLEDAD MALLOL Actriz, interpreta hoy en el Jovellanos «Angelina o el honor de un brigadier»

Ángel CABRANES
La habilidad para exprimir el descarado humor de cada uno de sus personajes le ha servido a Soledad Mallol (Madrid, 1965) para convertirse en uno de los rostros más populares de la escena española. El dúo humorístico «Las Virtudes», que todavía integra junto a Elena Martín, le sirvió como trampolín en los años ochenta para triunfar durante más de diez años con textos tan arraigados entre el público como ácidos. Esta pareja decidió iniciar proyectos por separado en 1997, tiempo en el que Mallol ha vuelto a demostrar su talento en películas como «Escuela de seducción» o «Cándida» y series televisivas como «Ketty no para» o «Escenas de matrimonio», con papeles cómicos y mordaces. Ayer regresó a sus orígenes, el teatro, en este caso al Palacio Valdés de Avilés. Fue como una de las protagonistas de la obra «Angelina o el honor de un brigadier», título con el que hoy, a las 20.30 horas, visitará el Jovellanos.

-¿Por qué regresa al teatro? 

-Porque es algo que me encanta. Desde hace unos años me he dejado llevar un poco por la vida, y me llamaron para representar varias funciones. Me gustó lo que se me ofreció y lo hice, como sucedió con «La dama boba», con la que estuve la última vez en el Jovellanos. Normalmente no elijo lo que quiero hacer, pero sí lo que no quiero hacer.

-Los papeles de comedia imperan en su trayectoria profesional. ¿Por qué cree que se maneja tan bien en este género? 
-No lo sé, será porque tengo sentido del humor y buen sentido del ritmo. Triunfar en comedia es simplemente saber escuchar. Es importante saber cómo lo dices, cómo contestas y cómo terminas las frases. Es como a la hora de contar un chiste, que aunque dos personas diferentes te cuenten la misma historia, quizá luego no te hacen la misma gracia. Hay que emplear un tono concreto que llegue al público y saber reaccionar a su respuesta. Creo que tengo esa habilidad.

-Muchos le recuerdan por el descaro con el que actuaba en «Las Virtudes» o las broncas que protagonizaba el personaje de Marina con su marido en la serie de televisión «Escenas de matrimonio». ¿Tiene algo que ver con ellas? 

-No, aunque siempre intentas darle un poco de tu personalidad al personaje. En mi caso suelen ofrecerme papeles de señora de barrio, que no han tenido la suerte de tener mucha cultura, pero son inteligentes. La típica maruja, que no es un término peyorativo, son gente de casa, con un trabajo en el hogar duro que nunca ha sido valorado. Me he criado en un barrio de Madrid viéndolas, y a mí me encanta hacer de maruja.

-¿Cómo es Marcela, la mujer que interpreta en «Angelina o el honor de un brigadier»? 
-No tiene nada que ver con las últimas cosas que he hecho. Es una mujer muy desgarrada, casi la más trágica de toda la función. Le pone los cuernos a su marido, que al final la pilla. Además su amante se va con su propia hija. Una tragedia horrorosa, vamos. El público se parte de risa, pero nosotros, los personajes, sufrimos de verdad. Hay que tener en cuenta que aunque son cosas que han pasado a lo largo de la historia, en la época en la que está ambientada la obra es algo tremendo, por lo que se añade humor a la situación.

-¿Sigue poniéndose nerviosa antes de salir a escena? 
-La verdad es que no. Son momentos más de relajación, aunque siempre te pique el gusanillo porque se prevé un lleno. La de Gijón será la 103.ª representación que hacemos de esta obra, y en mi caso estoy tranquila. Tengo esa suerte.

-Hay actores que tienen su particular ritual antes de salir a escena. ¿Cuál es el suyo? 
-Me gusta mucho cantar. Normalmente en el camerino empiezo a hacer algún gorgorito para que la voz se coloque. Lo mismo canturreo «Como una ola» que algún tema que esté ahora de moda.

-Si echa la vista atrás, ¿de qué se siente más orgullosa profesionalmente? 
-«Las Virtudes» ha sido el hijo más querido.

-¿Volverán «Las Virtudes»? 
-Precisamente el año que viene, por los 25 años de nuestro dúo, haremos un espectáculo juntas recordando nuestras interpretaciones. Mucha gente cree que Elena y yo nos llevamos mal, algo que es mentira. Somos muy amigas y nos vemos habitualmente.

jueves, 14 de octubre de 2010





Angelina o el honor de un brigadier es una divertida farsa de Enrique Jardiel Poncela, 
uno de los mejores dramaturgos españoles del siglo XX, en la que, tras la disparata trama argumental, se satiriza el mundo sentimental o posromántico de finales del siglo XIX. La pieza llega al Bergidum en una cuidada y ambiciosa producción dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente con Chete Lera, Soledad Mallol y Jacobo Dicenta encabezando un amplio reparto.

15 de octubre: Teatro Bergidum, Ponferrada.
16 de octubre: Teatro Palacio Valdés, Avilés.
17 de octubre: Teatro Jovellanos, Gijón.
22 de octubre: Teatro Rojas, Toledo.
23 de octubre: Teatro Liceo, Salamanca.
4 de noviembre: Centro Cultural Palacio de la Audiencia, Soria.
12 de noviembre: Teatro Bulevar, Torrelodones.
13 de noviembre: Auditorio Montserrat Caballé, Arganda.
21 de noviembre: Teatro José María Rodero, Torrejón.
27 de noviembre: Teatro Buero Vallejo, Guadalajara.
A partir del 1 de diciembre: Teatro Principal, Valencia.
22 de diciembre: Teatro Auditorio de Cuenca, Cuenca.


Más información al respecto en : http://www.perezdelafuente.es

lunes, 11 de octubre de 2010


"ANGELINA O EL HONOR DE UN BRIGADIER" celebra su función número 100 en El Auditorio Ciudad de León el día 14 de Octubre a las 21:00 hs.
Entradas en Ticktackticket.com

A la salida de Onda Cero Las Palmas. 01 de Octubre.
Chete Lera y Soledad Mallol. Sobre Angelina o el honor de un
brigadier, que abre la nueva temporada del teatro Cuyás.

jueves, 7 de octubre de 2010



TEATRO. "Angelina o el honor de un brigadier" en el Gran Teatro de Huelva

Huelva acoge una obra de teatro ‘Angelina o el honor de un brigadier’ con la participación de Jardiel Poncela y con Chete Lera, Soledad Mallol, Jacobo Dicenta y hasta 12 actores.
Sinopsis_ La acción transcurre en Madrid en la primavera de 1880 Angelina, hija de don Marcial, el brigadier, se escapa con Germán el día de su petición de mano. Su padre y Rodolfo, el novio abandonado, les persiguen. Don Marcial se bate en duelo con Germán y le hiere, enterándose entonces de que su mujer, Marcela, le estaba engañando también con el mismo galán. El brigadier ve su honor mancillado y decide tomar medidas drásticas…
Todo es teatro. En el escenario, otro escenario. Telones pintados, trampantojos y candilejas con su luz dorada y temblorosa. Y las sombras, personajes con sombra. Es otro tiempo, un siglo lejano, para Jardiel las postrimerías de la época colonial española. Transposición teatral de la memoria. Angelina transcurre en la primavera de 1880. Un tiempo nuevo llama a la puerta. Renovarse o morir, aunque morir de risa. Jardiel trae humor nuevo, el tinglado de la antigua farsa cruje y descubrimos atónitos que lo que relucía no era oro, es latón. Y se oxida. Este humor ventila, airea, ilumina, hiere, purifica y es un gratificante distanciamiento para revisar los mitos y las grandes palabras, ya tan polvorientas, que durante siglos, guardadas en escapularios, fueron santo y seña de este pueblo y de su teatro. Ironías del tiempo. Lo que hoy es humor, ayer fue llanto.
A esta ceremonia acudirá Don Juan, que ahora se llama Germán. ¡Pobre mito desmitificado! Y Angelina, con su candorosa inocencia, desbancará a Doña Inés. Y tendremos también invitados de lujo: los cuernos que han florecido en la azotea del brigadier. Y ya se sabe, donde hay cuernos acuden, estén o no invitados, el honor, - bueno, el deshonor -, la deshorna, la humillación y el ultraje. ¡Qué gentío! ¡Ay, Jardiel, la que has liado!
La cita es en Huelva el próximo 9 de octubre a las 21horas en el Gran Teatro.

lunes, 27 de septiembre de 2010



El Teatro Cuyás en Las Palmas de Gran Canaria estrenará temporada escénica con 'Angelina o el honor de un brigadier', una comedia de Enrique Jardiel Poncela que se representará del 1 al 3 de octubre.
 Los aficionados al teatro de Gran Canaria podrán disfrutar de uno de los textos más hilarantes de Jardiel Poncela, un autor que supo destripar a la perfección los convencionalismos de la acartonada sociedad española de principios del siglo XX sacando a relucir, a través de la ironía y la burla descarada, las miserias de la gente bien.


"El humor de Jardiel Poncela ventila, airea, ilumina, hiere, purifica y es un gratificante distanciamiento para revisar los mitos y las grandes palabras, ya tan polvorientas, que durante siglos, guardadas en escapularios, fueron santo y seña de este pueblo y de su teatro", señala el director.


Las entradas para disfrutar de esta reentré escénica ya están a la venta en las taquillas del Teatro Cuyás, a través de la página web de Cajatique (www.cajatique.com) y en el teléfono 902 405 504.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Campaña de prevención de incendios forestales. Año 1992-93
ICONA "Todos contra el fuego".
Spot protagonizado por Las Virtudes


martes, 7 de septiembre de 2010



Chete Lera, Soledad Mallol, Jacobo Dicenta, Carolina Lapausa y Zorión Eguileor encabezan el reparto de 12 intérpretes en el escenario.


BILBAO, 7 (EUROPA PRESS)
La comedia "Angelina o el honor de un brigadier" abre la temporada teatral del teatro Arriaga de Bilbao, donde se representará desde este miércoles y hasta el domingo día 12.
Escrita por Enrique Jardiel Poncela, esta divertida obra es uno de sus textos menos representados y ahora llega a escena con la dirección y escenografía de Juan Carlos Pérez de la Fuente, vestuario de Javier Artiñano, iluminación de José Manuel Guerra y el sonido de Luis Miguel Cobo.
Juan Carlos Pérez de la Fuente produce también este montaje, como ha dirigido antes obras como "La dama del alba", "El abanico de Lady Windermere", "Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín" o "Mujeres frente al espejo", entre otras muchas.
Pérez de la Fuente ha desarrollado una prolífica carrera como director y productor privado. Ha sido también Director de la Escuela de Teatro del Centro Cultural de las Rozas, Director del Centro Dramático Nacional y de 2002 a 2007, Presidente de la Asociación de Directores de Escena.
"Angelina o el honor de un brigadier" reúne a 12 intérpretes en el escenario: Chete Lera, Soledad Mallol, Jacobo Dicenta, Carolina Lapausa, Luis Perezagua, Zorión Eguileor, Carmen Arévalo, Daniel Huarte, Paco Blázquez, Samuel Señas, Ana del Arco y Sara Rivero.
Ellos dan vida en el escenario a este drama en verso, una obra "excepcional y de gran actualidad. Pese a que la acción trascurre en Madrid en la primavera de 1880, los conflictos que plantea son también los del siglo XXI", según ha señalado el teatro bilbaíno.
Esta caricatura en un prólogo y tres actos se estrenó en el teatro Infanta Isabel de Madrid el día 2 de marzo de 1934. Angelina, hija de don Marcial, el brigadier, se escapa con Germán el día de su petición de mano. Su padre y Rodolfo, el novio abandonado, les persiguen. Don Marcial se bate en duelo con Germán y le hiere, enterándose entonces de que su mujer, Marcela, le estaba engañando también con el mismo galán.

jueves, 2 de septiembre de 2010


Sección dedicada a Roberto y Marina, matrimonio de mediana edad en "Escenas de matrimonio", encarnado por Soledad Mallol y David V. Muro.

¿Qué significa tener 40 años y llevar 15 de casados? Una sola palabra: crisis. Marina y Roberto están inmersos en ese momento vital en que comienza a quedar menos tiempo por vivir del que ya se ha vivido. Pero aún tienen edad para dar un volantazo a sus vidas, aún les quedan ilusiones, deseos, ambiciones... y ambos podrían empezar de cero. Ellos lo saben pero están muertos de miedo. Ella se refugia en las compras y él en el fútbol y, juntos, se protegen de sus propias expectativas tras las discusiones cotidianas. No se atreven a quererse, no pueden ya dejar de hacerlo y, para colmo, no tienen hijos así que se enfrentan a la mítica crisis de los 40, esa universal excusa.
Sus refugios, el fútbol y el dinero son también los principales escollos de la pareja. Son los cuarentones de 'Escenas de Matrimonio' quienes han decidido no procrear. Cuando pasan los años, la convivencia es cada vez más aburrida y los problemas de pareja que a menudo se enmascara con la prole, quedan al descubierto en su caso.
Llegados a este punto, el trabajo se plantea como una vía de escape pero también como un motivo de aburrimiento en la rutina de la que nadie puede escapar. Y es que el dinero es parte fundamental de la convivencia, pero no siempre la pareja está de acuerdo en qué distribuirlo. En este caso, Robertosu sueldo lo emplee su mujer en ir de compras y renovar su profundísimo fondo de armario. Este hombre conformista y convencional, sólo aspira a descansar plácidamente frente al televisor disfrutando de una buena cena. Pero Marina no está dispuesta a permitir este momento de relax de su marido e inventa mil formas de entretenerle y sacarle de sus casillas.  es funcionario público pero no está dispuesto a que todo
En el día a día las peleas son constantes, sobre todo cuando Marina llega cargada con sus compras más sonriente que nunca para enfrentar el temporal que le espera ya que la ira de Roberto se dispara con tan solo escuchar el ruido de las bolsas. Marina no tiene dinero pero utiliza la tarjeta de Roberto y gasta cifras imposibles de asumir para su marido.
Pero si la obsesión de Marina por renovar el fondo de armario cada semana saca de quicio a Roberto, que éste se pase las noches plantado en el sofá frente al televisor y gritando al árbitro, acaba con los nervios de su mujer. Ella quiere salir, viajar, ir a la ópera pero para todo eso hace falta dinero que o no tienen o no quieren gastar.

A los 40 se vive un momento en el que las ambiciones y los sueños aún son realizables, aún se puede luchar por ellos y, acorde con su ambición, Marina ha decicido que quiere estudiar periodismo e incluso ser reportera de guerra. Cada día lee con detalle el periódico y lanza indirectas a su marido con el objetivo de que le costee la carrera. Pero Roberto no está por la labor, piensa que es un simple capricho que pasará con el tiempo.
A tal punto llega la situación que, en muchas ocasiones, uno de los dos decide romper con todo y empezar una nueva vida. Roberto decidió irse de casa dejando atrás tan sólo una nota en la que recordaba los momentos vividos.
Pero Marina no es de sueño fácil y sorprendió a su marido en mitad del plan, no sabe vivir sin Marina y terminó pasando la noche sobre el felpudo de la entrada. todo se descubrió y las consecuencias no se hicieron esperar. Cuando ella dejó de luchar por su marido y le pidió que dejara sus llaves en el buzón. Él descubrió qu

Roberto intentó abandonar a Marina 
A pesar de malos momentos, los matrimonios también viven episodios románticos o al menos lo intentan. Una cena a la luz de las velas, viajes paradisíacos... Marina optó por planear hasta el último detalle su 15 aniversario con Roberto: una exquisita cena, un nostálgico vistazo al álbum de fotos y un maratón sexual, pero su marido tendrá mejores planes: pizza y fútbol. Dos ideas muy distintas del placer con nefasto desenlace.
Del amor al odio sólo hay un paso. A los 40 te encuentras ante dos direcciones muy diferentes: dar un giro radical a tu vida con un portazo o continuar por el camino que un día elegiste.





Más vídeos en nuestro canal Dailymotion ;)